EL PADRINO  I

 

 

 

 

 

 

El actor de actores....

 

 

No resisto la tentación de hablar de las películas que mas me han impresionado a lo largo de mi vida, de los trabajos cinematográficos que han pasado a la historia del cine como autenticas obras maestras, y consideradas por todos los críticos del mundo, como una de las 100 mejores películas de todos los tiempos. En esta línea se encuentra EL PADRINO, no podría ser de otra forma, porque el impacto que me causó el film todavía hoy mueve mis cimientos, y me hace sentirme un privilegiado en muchos aspectos personales que tienen que ver con la obra del maestro Coppola. Con ella descubrí una Organización criminal de primer nivel, unos hilos que se movían continuamente, extendiendo su poder a lo largo del mundo y que aún bailan una desenfrenada melodía en pleno siglo actual. Pero EL PADRINO es mucho mas que una simple película, es un estudio pormenorizado de una saga familiar, una película coral, donde hasta el mas mínimo de los que intervienen en ella, se les puede considerar "artífices" de semejante prodigio visual.

He leído recientemente que Francis F. Coppola quiere hacer una cuarta parte, protagonizada por Leonardo DiCaprio, y seguir la historia de la Familia Corleone hasta nuestros días. El proyecto es un sueño que tiene el director en mente y se siente apoyado por toda la industria, disputándose los papeles principales, los mejores actores y actrices de la cinematografía actual. En estos momentos, solo es una ilusión, un proyecto y un guión a punto de terminarse, pero estoy convencido que no pasará mucho tiempo para que podamos seguir la trayectoria de la saga. Cuando se tienen todos los ingredientes y la mano del director aún se mantiene con un pulso envidiable, es fácil que volvamos a sumergirnos en la niebla, en el crimen, en la ternura a veces, en la bipolaridad que existe tras algunos de sus personajes y sintamos el poder aplastante del fantasma de Vito Corleone en todas las secuencias. Pero todo esto son imaginaciones mías....Me gustaría verlas plasmadas en la pantalla, sería algo hermoso, gratificante e impagable, si el estilo de sus tres antecesoras pudiera seguir vivo.

"Hice EL Padrino, porque estaba arruinado y lleno de deudas"

Esto lo dijo Coppola en unas declaraciones, muchos años después de rodar el film y la tendencia a calificarla de película alimenticia, como algunos críticos podían considerarla, tiende a ser otra de las muchas leyendas que hay tras la película. Se podría confeccionar un libro grueso con los cientos de comentarios y aún sería insuficiente, pero sería ocioso tratar de dilucidar los motivos exactos que le llevaron a dirigirla, pero a ojos de cualquier espectador, está claro que de todos los grandes trabajos en la filmografía de Coppola está presente "El Padrino", como un punto y aparte con sabor a rotunda obra maestra del cine.. Cuando Coppola se encontró con el proyecto no era muy conocido en la industria del cine y los directivos de la Paramount pensaron en él, buscando alguien con oficio y relacionado dentro de la comunidad italiana, al objeto de limar los posibles contratiempos que se esperaban iban a surgir. Los Estudios temían que las amenazas recibidas por parte de la Mafia se cumplieran, mucho antes de que se diera la primera vuelta de manivela de la película. Ante ello el proyecto llegó a manos del director en material virgen, sin un reparto definitivo adjudicado. Pero la enorme madurez narrativa, el sentido de la elipsis, la mano maestra en la dirección de los actores, el sentido del encuadre, el perfeccionismo casi obsesivo de Coppola, que siempre recortaba el adecuado plano por la acción en la forma, hizo que se produjese el impacto deseado, y sin la menor duda, en este como en otros muchos casos ocurridos en la historia del cine, unos Estudios acertaron y Coppola hace gala en el film, reinando en el como soberano absoluto, manipulando unos hilos tan finos que el mas mínimo error, podría haber destrozado lo que hoy todos los críticos y American Film Institute, Internet Movie Database, Film Affinity y Rotten Tomatoes,  consideran la segunda mejor película de cuantas se han realizado nunca. No es EL PADRINO una película de encargo, ni un producto mas o menos intachable de un maestro en su oficio, el resultado total es un abanico multicolor, teñido de oscuridad, sangre y realidad, envuelta en una dedicación hacia el mas puro arte, por un cineasta que sabe utilizar todos los recursos de los que dispone para narrar una historia que en manos de cualquier otro director, hubiera producido un impacto muy opuesto y habría caído en la trampa que abre un tema tan escabroso como La mafia, con sus connotaciones políticas, religiosas y sociales, haciéndonos tener una visión de la película que para nada tiene que ver con la realizada por Francis F. Coppola y que mantiene con la suficiente categoría en las dos que siguieron, completando así una magnifica trilogía sobre la personalidad, el interior, los sentimientos y la crueldad de una saga familiar.

Al final el proyecto, cuyo titulo original era "Mario Puzo`s The Godfather", pasó a llamarse simplemente EL PADRINO, y Coppola completó el reparto, uno de los mayores aciertos del film, con actores poco conocidos, de segunda fila, procedentes del teatro, pero contando con una cabeza visible, de enorme peso y categoría, quedando de la siguiente forma:

Marlon Brando, como Don Vito Corleone

Robert Duvall, como Tom Hagen

Al Pacino, como Michael Corleone

Diane Keaton, como Kay Adams

James Caan, como Santino "Sonny" Corleone

Es una película entrañable, que marca un antes y un después en la historia del cine, con  interpretaciones, en especial la de un Marlon Brando sublime y un Al Pacino que empezaba a demostrar el gran actor que es hoy. Ambos te dejan helado, frío en tu asiento, por que te das cuenta que estas visualizando y sintiendo caracterizaciones jamás vistas antes en una película..


Pero para mí, al margen de la importancia que representa el cuidadísimo reparto, lo mejor del film está sin duda en la historia que te interna de golpe en el sangriento mundo de la mafia, con una capacidad sorprendente para que en esas 3 horas de película sientas como estas aprovechando tu precioso tiempo, viviendo un drama que te deja atónito, no habiendo un solo momento en el film, que que no te encuentres absolutamente sorprendido. Don Vito Corleone es un personaje más que importante en la Cosa Nostra neoyorquina, si se habla de mafia, o de cine, o incluso de historias excepcionales, saldrá de la boca como resorte las palabras de El Padrino, con un guión que deslumbra, con una capacidad de presentación alucinante, con un nivel en su redacción apabullante, y no hay que olvidar su música, una BSO, que casi todo el mundo conoce, y que se merece todos los elogios a su compositor Nino Rota, por semejante calidad musical. Han pasado 37 años, y aun se la considera como referente en el cine, no es una película más de mafiosos, del estilo de "Uno de los nuestros", "Una historia del Bronx", o "American Gangster", es simplemente EL PADRINO y tiene la valentía de ser el film de la mafia por excelencia, retrato fiel del poder de una organización, algo que parece más que normal, teniendo al maestro Coppola tras ella, haciéndola inmensa. Este film, sin ninguna dilación, es historia convertida en realidad, y una realidad que ha pasado a ser una obra de arte, por un Francis Ford Coppola, al que hay que estar verdaderamente agradecido.

No me cabe la menor duda que algo dentro de mi, aquel día de Julio de 2004, cuando supe de la muerte de MARLON BRANDO, se partió en mil pedazos, porque se fué el actor, el profesional, la leyenda, pero lo que mas me dolió y aún me conmueve, es que se marchó para siempre una amistad que abarcó treinta años de mi vida, y se fué diseminando por esta galaxia particular a la que llamo familiarmente "CINEPARAISO".  Brando fué, es y será una figura irrepetible, admiré en él no solo la persona, el ser humano y al amigo, sino cada uno de sus cientos de registros como el actor de actores que fué....Juré rendirle mi homenaje personal, escribiendo todo lo que recuerdo de él, y creo que lo he conseguido en otros apartados de esta website, pero ahora sentía una necesidad imperiosa de levantar un link sobre una de sus mas brillantes interpretaciones, la de VITO CORLEONE, en EL PADRINO,  obra que realizó precisamente el año antes de conocernos, y por la que siento cariño y respeto. Idénticos sentimientos que me causan su solo nombre, teniendo a ambos en un lugar especial de mi vida.

LOS REGISTROS DE BRANDO SON INFINITOS

El efecto que produce "El padrino" es increíble, es la sensación de estar degustando auténtico cine desde el primero hasta el último plano.... Muchos hablan sobre la secuencia de la boda, como larga y aburrida, y a mi me parece una presentación de personajes descomunal: Desde Don Vito hasta Johnny son definidos y caracterizados de un modo sencillo, nada chirría, todo tiene un significado, ni un sólo actor desentona, ni un sólo encuadre está de mas..... en definitiva, asistimos a un arranque que te deja suspendido en la historia, en el interior de la misma saga mafiosa y en todos aquellos conflictos que iremos viendo de una forma absolutamente impecable. La elegancia y sinuosidad con que se mueve todo, hacen que cuando llega el auténtico clímax uno esté expectante, palpitante ante esa calma fría, abrupta, turbia y gradual que se da cita en esos momentos donde todo llega a extremos inhóspitos, donde la venganza permanece como un instinto secundario con tal de proteger y cobijar todo aquello que es propio, que nos acompaña y nos arropa. Y es que, tras ese arranque, su desarrollo se retuerce y te envuelve a un relato en el cual los acontecimientos empujan imprevisiblemente a sus protagonistas y les desbordan, les oprimen, les ponen en la punta del iceberg, en una cuerda tensa y fina que, en cualquier momento, podría romperse. Todo es tembloroso y nos deja inmersos en la más absoluta angustia.

Los actores en "El padrino" son a veces anulados, como si no existiesen. El personaje principal se desvanece, deja paso a la persona, y éste te deja al borde del abismo, marcando un afán por seguir sus pasos, comprender su inquebrantable honestidad hacía todos aquellos seres a los que ama y aprecia, en definitiva, hacía su familia, la cual ha medrado, han aprendido y llegado a ser lo que son, puliendo sus posibles virtudes y desarrollado defectos y crueldades que se destapan una y otra vez, apareciendo impulsivamente, y dejándote extasiado, en un estado de cautela sepulcral, en la que enmudeces y observas en el más absoluto silencio, cada gesto, cada mirada, cada movimiento con tal de comprender porqué sucede lo que sucede y cuan intensos pueden llegar a ser los sentimientos de cualquier ser humano. Hablar sobre planos, fotografía, movimientos de cámara, encuadres, vestuario.....sería quedarse en la nada, cuando los propios seres que viven la historia te dejan encogido en la butaca, sin parpadear ni un sólo momento. Creo que EL PADRINO es todo un alegato en contra del poder absoluto, pero también un canto a la familia, a la llamada de la sangre, a la ambición humana y estas cosas a mi personalmente cuando contemplo una película, nunca pasan desapercibidas... !Jamás..!

SICILIA, EL ORIGEN........

"Vito Corleone es el jefe del crimen organizado. Temido y respetado, todos le conocen como "El Padrino". Dirige su imperio con la ayuda de sus cuatro hijos: Sonny,  Fredo, Michael y su hijo adoptivo Tom Hagen. El Don rechaza la idea de unirse a las otras cinco familias que controlan el mundo de la droga, provocando una guerra entre dos clanes. Sonny se convierte en el jefe de la familia, tras el intento de asesinato hacia Don Vito, Michael, que no desea llevar una vida inmersa en el mundo del crimen, mata para vengar a su padre y huye a Sicilia. Allí se casa, pero su mujer es asesinada cuando tratan de eliminarlo a él. Michael vuelve a Nueva York, se casa con su antigua novia y le promete que hará que los negocios de la familia sean legales. Don Vito fallece y en una lucha por el poder, Michael va ejecutando uno a uno las cabezas de las otras familias del crimen de Nueva York, convirtiéndose en el mas poderoso de todos los jefes de la mafia."

Así de simple es el argumento, así de sencillo es el guión de la película, y así de grande es este huracán cinematográfico que compone el origen de la Mafia, omitiendo nombres reales, pero que saltan ante nuestros ojos, reflejando sus vidas y formando parte del entramado cinematográfico que Coppola nos regala.

Tiene un guión excelso, garabateado por la misma pluma que escribiera la novela, y es todo un compendio del saber. La historia de los Corleone es superficialmente una fábula épica de mafiosos, pero en el fondo, su alma es el relato de un refugiado ítaloamericano radicado en Nueva York, "Vito Corleone", un hombre grande, no sólo en edad sino en sabiduría; sus conceptos acerca de los lazos filiales, la amistad, los hijos, la lealtad y los enemigos, son considerados por muchos, un credo en la vida del verdadero hombre. Hay hombres que no pueden escoger su destino. El destino los escoge a ellos. Sus genes están formados a base de poder y fortaleza; su piel puede ser de oveja, más su alma es de piedra. Un instinto sicario vive en ellos; un hambre no saciada les levanta la mirada y una inteligencia visionaria los compete a existir como lo mejor que pueden ser...... Esta saga de asesinos es muestra de ello. El Padrino, la versión para el cine del libro de Mario Puzo es para muchos historiadores del Séptimo Arte, la mejor cinta que se haya filmado nunca, y se ha llegado a decir que el que no haya visto EL PADRINO no puede decir que ame el cine. . 

A partir de su estreno, Francis F. Coppola fue elevado a la cima mas alta, aún a pesar de decir muchos expertos que su mejor trabajo es "The Conversación" y su obra cumbre "Apocalypse Now". Yo, admiro profundamente mas el estudio grandioso y colorista que hizo sobre la obra de Bram Stoker "DRÁCULA", transformándola en una bellísima historia de amor y muerte y en APOCALYPSE NOW, me sobrecogí por la brutal puesta en escena y el canto a la vida que en en sí el film. Al igual que en EL PADRINO, en "Apocalypse Now",  Brando es rey absoluto.....¿Acaso Brando podría reinar en otro marco que no fuese en obras maestras del cine?. Cualquiera que deseé ser actor cometería una tremenda equivocación no ir a verlo en esta película,  su histrionismo se calificó de excelso, al igual que su mímica, su voz, su andar y hasta la forma de mirar. Marlon fue siempre una gran estrella, pero jamás se le ha visto brillar tanto como en su personaje de Vito Corleone...... !

Me encuentro aquí, plasmando mi opinión sobre esta casi perfecta cinta, porque yo soy de los que creen que la perfección es solamente algo digno de Dioses y no de los hombres, por eso nunca me aventuro a puntuar una película con un 10, este numero representa la perfección y nada que venga de una especie tan defectuosa como la de el ser humano puede considerarse con esta puntuación. Pero he de decir que EL PADRINO no es una simple película,  en ella se habla de códigos de vida, de lealtad, y de traición, si estos no son los códigos de la vida...¿que son los códigos?. Se abre un amplio abanico y muchas interrogantes, pero a veces esa amplitud de medios y dudas me ha traído muchas sorpresas y una de ellas es comprender que a veces los códigos fallan, la opinión humana se difumina, haciéndome creer en la existencia de que muchos Dioses, que antes me parecían inalcanzables, ahora caminan a mi lado y dejan constancia de su paso en un lugar al que yo llamo CINEPARAISO.

Si me preguntasen cual de las tres partes de El Padrino es mejor que la otra, hace unos años habría dicho que la primera, pero tras disfrutarlas varias veces, me he dado cuenta de que no pueden separarse, las tres alcanzan cotas altas de perfección. Son tres historias aparentemente independientes una de otra, pues ocurre en lugares distintos, los protagonistas cambian en su gran mayoría y las tramas son diferentes. Pero hay un nexo de unión: Vito Corleone.

Nos muestran a la Mafia de las altas esferas, pero en la segunda parte nos muestra también sus consecuencias. Aquellos que decían que la primera parte glorificaba a los gángsters, cosa para nada cierta,  tuvieron su reprimenda, pues esta cinta muestra para mi el desencanto del propio Coppola con su famosa trilogía, pues hizo la película casi obligado, y estuvo a punto de ser sustituido por un entonces joven Martin Scorsese. Mucho más oscura, y con una trama quizás más negra y complicada, Coppola nos empieza mostrando en la tercera parte a un Michael en el cénit de su poder, temido por todos, y nos acaba demostrando un Michael desgarrado por el dolor, convertido en un asesino que no tienen en cuenta ni la propia sangre, y anteponiendo la Familia a la familia. El hace las cosas ciegamente, pensando en que eso puede beneficiar a su familia, cuando en realidad lo que hacen es distanciarlo más y más, pero cuando se da cuenta es demasiado tarde... A todo ello se le añade en la segunda parte el comienzo de Don Vito Corleone, (Robert de Niro), su llegada a Estados Unidos, todo bajo una forma de contar sencilla, una historia que alcanza en ocasiones profundidad que para sí quisieran bastantes películas, junto con una ambientación única de los barrios marginados de Nueva York..... Todo sirve de contraste para mostrar las formas de ser de padres e hijos, siempre basado en el honor, el mero asesinato y el miedo. Es bajo mi punto de vista una trilogía como ninguna otra, donde se crítica a una sociedad americana que oculta sus problemas bajo una capa de corrupción de la que muy pocos saben. Analizando también en la primera parte, el mundo del cine, la influencia que tenían sobre los propios estudios, las productoras, y hasta los directores, donde podía destruir, o ensalzar cualquiera de las figuras de la pantalla, como es el caso claro del cantante que entra en la boda de la hija de Corleone, y que no es otro mas que Frank Sinatra, personaje que el mismo Sinatra intentó que fuera suprimido del guión definitivo, sin conseguirlo.
 

Para unir los tres films, Coppola hace gala de un dominio del montaje sencillamente extraordinario. La manera perfecta con que nos cuenta las historias y las une son dignas de una tesis, ya que jugar así con el tiempo, sólo está al alcance de muy pocos directores. Es sin lugar a dudas "La película perfecta" acompañada de un diseño de producción único, una banda sonora inolvidable, una fotografía excepcional, y unas interpretaciones que alcanzan la perfección. Si interpretar a Vito no fue tarea fácil para un Brando experimentado y creíble, el hacerlo una segunda vez, por otro actor como Al Pacino es digno de alabanza, por ello me parece una tremenda injusticia que Al Pacino no ganara el oscar, porque su interpretación es de las mejores de la historia del cine, salvando la distancia enorme que le separaba de un Brando siempre perfecto, sólido y magistral....... Maravillosas también Talía Shire y Diane Keaton, personajes todos ellos que en la trilogía marcan con fuego la profesión de actor a unos niveles hoy en día inalcanzables

El film no sólo mostró y lanzó al estrellato al hoy consagrado Al Pacino,  sino a Robert Duvall y James Caan, que juntos fueron nominados al oscar como mejor actuación secundaria.......Tres actores de un mismo film, en una sola categoría, pero curiosamente ninguno de ellos ganó.

El libro de Puzo es perfecto, aún cuando éste lo niegue y diga, en sus propias palabras, que solamente lo escribió para hacer dinero. Sin embargo, para todos aquellos que hemos tenido sus páginas en nuestras manos, sabemos que es una novela que no permite ser leída en plazo corto,  su exquisito desarrollo de personajes, su trepidante ritmo y su fantástico manejo en la cronología familiar así lo exige. En toda la película, por increíble que parezca, jamás se menciona la palabra "Mafia o mafioso". Se dice que cuando Mario Puzo y Francis F. Coppola trabajaban en el guión, unos caballeros se presentaron a verlos y en un tono muy siciliano a la vez que convincente, les dijeron:.

" Sabemos que están filmando una película acerca de algunos negocios de Nueva York... . Nosotros sólo queríamos decirles que por la propia seguridad de ustedes y de la cinta, palabras como Mafia, Cosa Nostra y otras similares jamás deberán ser mencionadas.." 

Como diría un amigo mío:

"Querido....tenemos una historia poderosa, sabia, brillante, pero muy peligrosa" 

Fueron varios los actores propuestos para representar a VITO CORLEONE, se barajaron nombres de prestigio, se habló de cifras astronómicas, pero ninguno tenía  "categoría profesional"...... Esos candidatos años mas tarde han tenido momentos de arrepentimiento, pues creo que si el cine ha dado papeles impactantes, interpretaciones claves e inolvidables, personajes que hacen escuela, ninguno como ese carismático hombre siciliano....cruel, tierno, sádico, sensible, autoritario, benevolente, amante de sus hijos y regente de un reino sin corona, pero con normas escritas con sangre. Coppola elevó a categoría de monstruos sagrados toda una saga familiar, pintó en panel de oro nombres de leyenda, e hizo que el actor de actores, recibiera justamente el reconocimiento mundial a una interpretación nada convencional y mucho de brillante composición. Referirme a Brando, es como hablar de Marilyn, Olivier o  Vivien Leigh, el actor forma parte de mi vida personal, y son momentos de los que no voy a hablar. Brando es en el film el lugar adonde se va colocando todos sus laureles interpretativos, para luego abrirlo de par en par y dejar que los focos los inunden en polvo de estrellas, para gloria de los amantes del cine.....En este caso en concreto, su personaje de Don Vito es clara síntesis de lo que expreso. Nunca Brando brilló tanto, ni se le vió elevándose entre el mosaico coral de los extraordinarios actores que le acompañan plano a plano, haciendo que uno se sienta orgulloso de haber elegido este arte como vehículo para pisar con fuerza el acelerador y volar por las llanuras que me conducen a mi CINEPARAISO, con la ayuda de mi mente y mi escritos.

EL COMIENZO DE UNA SÓLIDA CARRERA

Las grandes historias se escriben sobre regueros de sangre, o sobre el miedo colectivo, o quizá sobre corazones desolados, y ésta es una de esas ocasiones en que uno por mas practica que tengo en el difícil arte de la escritura, o por la emoción que sienta al escribir sobre una de las películas mas emblemáticas jamás vistas, todo es poco y las muchas hojas con apuntes que vagabundean por mi escritorio, se las lleva el viento, y no regresarán jamás, porque en cada instante, en cada minuto de mi labor, aparecen nuevos datos, archivos desclasificados del FBI con respecto a la mafia, y a uno le dan ganas de insertarlo todo, para que el mundo sepa la terrible amenaza que representa una organización que aún marca el destino de seres en todo el mundo. Me dijeron que hay políticos, actores, gente del espectáculo que recurren a ellos, porque de otra forma no podrían realizar sus sueños, éstos actores o actrices a veces no ven cumplidos sus deseos y se les anula vilmente... La cabeza visible, poderosa y reinante durante muchos años dentro del propio Hollywood, y en Las Vegas, no era otro que Frank Sinatra, al que se le consideraba mano derecha de los jefes mas poderosos de la mafia norteamericana. A este ejemplar de hombre, se le consideraba eslabón de todos ellos y hacia y deshacía a su antojo dentro del mundo en el que él se desenvolvía. Los rumores en aquellos años sobre Sinatra y la labor que desempeñaba ponía los pelos de punta, y destrozó las carreras de muchos compañeros de la pantalla, como cantantes sobresalientes a los que no acataban sus dogmas. Se barajan muchos nombres, sería interminable detallar la caída de todos ellos, pero quizá los casos mas destacados, aparte del de su propia esposa Ava, a la que convirtió en una esponja de la bebida y las drogas, se pueden unir el de Rita Hayworth, Elvis Presley, Eddie Fisher y así hasta una lista interminable.......¿Por qué Kim Novak estuvo años retirada del cine?, ¿Por qué Marilyn era pasada como carne fresca entre los Jefes, como Salvatore "Momo" Giancana, bajo la mirada de Sinatra, que disfrutaba del espectáculo y hasta llegó a ordenar que tomaran fotografías de la sodomización de la que era victima Marilyn?......Existen mas casos, también su influencia en la llegada a la presidencia del mismísimo J.F.K. fué notable y se enorgullecía de ello, hasta que se vió privado de la confianza de los hermanos Kennedy. Hay mucho mas y esto es tan cierto como el reguero se sangre o el miedo que causaba entonces y causa ahora saberlo. Así era uno de los mimados por la mafia y una de las mejores voces de todos los tiempos.

 Estos hechos me hacen adentrarme en esos corazones solitarios de los Jefes, apretando mi pecho y no dejándome respirar. Es cruel que esto suceda que exista, pero ahí está y aunque este hablando de EL PADRINO como película, no puedo dejar de pensar en la cruda realidad, y en lo que tuvo que luchar, soportar y modificar Francis Ford Coppola, para conseguir que la película retratase de una forma brillante ese mundo, mas concretamente el caso de la la Familia Corleone, una saga de famosos asentada en New York, como cientos de ellas y que sus conflictos y derivaciones internas y externas, involucran en una vorágine de poder, la corrupción y la violencia de sus miembros.


Don Vito Corleone es uno de los monstruos que se escondían agazapados en el armario de la América Dorada. Pero quizá por eso le amamos, por su insoportable muerte, huérfana de grandeza, sólo comparable a la tragedia del ídolo que lo interpresa: Marlon Brando.  por el cual el cine nunca sabrá llorar lo suficiente. Vito Corleone es una marioneta salvaje de sí mismo, un tipo familiar que llevaba un negocio familiar, lo que después de todo no era sino una salvaje compraventa de cuerpos y de almas. Eso no le redime frente al ojo de la cámara, pero sí le redime frente a un espectador que, inmerso en el desfile de violencia, siente una lejana y extraña compasión por el hombre de la voz ronca, por el implacable verdugo italiano al que imaginamos como un hombre  lleno de fantasmas, capaz de llorar en silencio por el detalle más efímero del mundo y de empuñar una pistola con la misma mirada.

La fuerza de la sangre tiene un poder que no se puede explicar en pocas palabras, la existencias de los hijos son la muestra de esa cegación a veces surrealista, otras sencilla, suave y transparente como una gota de lluvia. Comprendo que no siempre la afinidad de criterios, o el amor, camina por lugares idénticos, pero al final esa misma fuerza que vive en nosotros nos hace ir quitando obstáculos en el caminar de nuestros vástagos, obligándoles a volver el rostro de mirarnos con ternura. Quizá el sentimiento del Don no supo de senderos, ni de consecuencias, solo esa fuerza que él sentía hacia sus hijos, cegó en ocasiones su futuro. A fin de cuentas un padre no es un dogma exacto y esta película es una total muestra fiel de los sentimientos de un hombre hacia su familia.  
 

EL PADRINO es y será la mejor obra cinematográfica de la historia. Un clásico indiscutible, de una maestría sobrecogedora y de una calidad nunca vista.

Mi recomendación es verla en silencio, con tranquilidad, sin mas utensilios en la mano que el sudor frío que iremos notando mientras transcurren su proyección, o el calor sofocante por descubrir como se construye un monumento, para terminarlo y verlo erguido como obra maestra.